sábado, 8 de noviembre de 2014

Minestrone

Por fin va llegando el fresco en Málaga y va apeteciendo comer platos contundentes de cuchara, de esos que nos hacen entrar en calor. Esta receta clásica italiana se puede elaborar con cualquier verdura de temporada que tengamos, hacerla vegetariana como en este caso que os presento o incluirle carne, tocino, caldo de ave,...
Así que espero inspiraros y que hagáis vuestras propias versiones, adaptadas a vuestros gustos y a lo que tengáis en la despensa. 




Receta de minestrone vegetariana.

Ingredientes:
250 gr. de alubias secas, judiones, garbanzos,... (podéis usar las legumbres que ya vienen cocidas y envasadas)
2 puerros
4 ajos
aceite de oliva virgen extra
2 tomates maduros
3 zanahorias
3 patatas medianas
1 puñado de judías verdes
1/2 coliflor
2 puñados de guisantes (pueden ser congelados)
1´5 litros de agua
80 gr. de fideos finos
1 cucharadita de sal (probar luego por si necesita mas para vuestro gusto)
pimienta recién molida

Preparación:
Si se van a usar legumbres envasadas, enjuagarlas bien y dejarlas escurrir en un colador. Si se van a usar legumbres secas, ponerlas en remojo la noche anterior y cocerlas al dia siguiente en abundante agua con sal hasta que estén tiernas, en olla express son unos 30 minutos, podéis añadirle una hoja de laurel, una cebolla, apio, ... para darles mas sabor.




Mientras tanto, se va haciendo un sofrito en otra olla con un fondo de aceite de oliva, los ajos laminados y los puerros picados.
Luego añadiremos los tomates pelados y picados y sofreiremos unos minutos mas.
Agregamos las patatas, las zanahorias y las judías, ya peladas y lavadas, troceadas. Removemos que se sofría otro par de minutos.


Ahora añadir las legumbres ya cocidas y escurridas, el agua (o el agua de cocción de las legumbres si les hemos añadido verduras que darán mas sabor), los guisantes y la coliflor en ramilletes. Poner a cocer y cuando arranque el hervor añadir los fideos, dejando cocer otros cinco minutos mas.


Listo! Servir bien calentito. Como la mayoría de los guisos, éste también gana en sabor con el paso de las horas, así que si os sobra, sin ningún problema lo dejáis para el día siguiente!





viernes, 5 de septiembre de 2014

Bolitas de espinacas (en máquina de cakeballs o en horno)

Hace mucho que hago estas bolitas pero nunca había decidido publicarlas porque siempre me salen muy feas en las fotos. Pero hablando con una de mis cuñadas se extrañó que las hiciera con la máquina de cakeballs, así que aquí las pongo. En la cocina de lo que se trata es de dar ideas, así que publico estas bolitas de espinacas aunque sean feas, que es la única forma que consigo de que mi hijo coma algo con color verde, o son bolitas o nada!! Es un ball-adicto!! No os quiero ni contar lo que hace con las de bizcocho de chocolate, o con las de huevo y calabacín,...


Si no tenéis la máquina, o la que tenéis solo hace cupcakes, no os preocupéis!! La hacéis con forma de cupcake o hacéis bolitas sobre un papel encerado y al horno hasta que doren un poquito!! Así las hacía yo hasta que los reyes me trajeron mi maquinita. Todo tiene remedio... Con una cuchara todas os saldrán del mismo tamaño.

Ingredientes:
600 gr. de espinacas frescas limpias
100 gr. de queso parmesano rallado
2 huevos
1 cebolla pequeña
1 diente de ajo
4 cucharadas de pan rallado (ir agregando cucharadas hasta que la masa sea un poco compacta, puede necesitar mas o menos)
sal y pimienta negra recién molida

Preparación:
Picar las espinacas, el ajo y las cebollas bien finitas. Echarlas en un bol con el resto de ingredientes y mezclar bien. Se salpimenta al gusto.

Engrasamos la máquina un poco y rellenamos los huecos con la mezcla todo lo que podamos. Cerramos la máquina y dejamos hacer unos 5-6 minutos. Las sacamos de la máquina con ayuda de un palillo para no quemarnos y repetimos hasta acabar con toda la mezcla. A comer!!

 Y así quedan hechas en horno, un poquito mas aplastadas pero igual de buenas. Se hornean a 180ºC unos 12-15 minutos, hasta que se empiecen a dorar un poco.



jueves, 4 de septiembre de 2014

Leche de almendras con canela y limón (y cómo partir las almendras)

La leche de almendras fresquita debe ser una de mis bebidas favoritas en verano, la podría beber a cualquier hora, además con canela y limón sabe mucho a arroz con leche, por lo que a los que os encanta ese postre pero no podéis permitíroslo por intolerancias o porque estéis a dieta, os recomiendo esta receta.

Al final os contaré como partir correctamente las almendras para que salgan enteras, los que ya sepáis partirlas no os parecerá nada del otro mundo, como me ocurría a mí antes de que una agüista me viera partirlas (agüista, así llamamos a los turistas en mi pueblo, porque van a tomar las aguas al balneario). Ella me agradeció mucho poder verme partirlas porque lo había intentado muchas veces y le era casi imposible no machacar las almendras, sin poder aprovechar casi nada. Bueno, es bien simple, si os interesa os lo pongo después de la receta.



Ingredientes:
200gr. de almendras crudas
1 litro de agua
1 trocito de canela en rama
1 trocito de piel de limón
1 pizca de sal
4 cucharadas de miel o de sirope de ágave (opcional, yo me la tomo sin endulzar porque le quita sabor a la almendra, pero eso va en gustos)


Preparación:
Ponemos las almendras en remojo unas 6 horas para que se activen y se hinchen un poco (mejor si las dejamos toda la noche).
Después del remojo, tiramos el agua y las enjuagamos. Les quitamos la piel marrón, si aún cuesta un poco quitársela, habrá que echarles agua hirviendo y dejarlas un instante en remojo para que se pelen fácilmente.



Una vez peladas, las ponemos junto al litro de agua, la canela, la sal y la piel del limón y lo trituramos todo bien. Filtramos esta papilla por un colador fino.



Yo uso para estas bebidas vegetales la chufamix, que es un vaso que ya tiene el filtro incorporado, pero con un colador como los que tienen las cafeteras eléctricas también se filtraría bien.


Ya sólo queda endulzarla a vuestro gusto con lo que queráis y meterla en el frigorífico para que esté bien fresquita.

Pensaréis luego qué hacer con el puré de almendra que queda, pues yo solía congelarlo hasta que se lo añadía a un bizcocho, pero terminaba con el congelador bastante lleno. Luego hacía galletitas, mezclando con harina, huevo, azúcar,... pero salían mas bien bizcochitos. Ahora lo que hago es secar ese puré, poniéndolo en una sartén a fuego bajo y removiendo constantemente hasta que la almendra queda como arena seca (de los 200gr. de almendra quedarán unos 50-60gr de harina de almendra) y esa harina dura muchísimo envasada en bolsitas para utilizarla en cualquier receta que necesite harina de almendra o almendra molida. ¡¡Yo espero usarla en los polvorones navideños!!

Antes de embolsarla hay que dejarla enfriar completamente, que haya perdido totalmente la humedad


Cómo partir almendras:
Lo primero que creo que intenta todo el mundo para partirlas es coger una piedra o un martillo y darles un golpe a la almendra, y por ahí va la cosa, pero con un detalle. La almendra hay que cogerla y mantenerla sobre una de sus aristas, no vale dejar la almendra tendida. Y el golpe se le dará a la arista que quede arriba, así el golpe hará que las dos mitades de la cáscara se abran sin oponer mucha resistencia y sin romper la pipa de almendra de dentro. ¿A que era fácil? Eso sí, buscad un lugar donde podáis dar golpes, pensad en vuestros suelos y encimeras, deberéis protegerlos con un paño o cartones y poner una losa encima donde partirlas. Y pensad en los vecinos! o les molestarán los golpes o irán a pediros que les partáis almendras a ellos!! jeje

Fijaos bien cómo coger las almendras para no haceros daño y partirlas correctamente

Y esta foto se la dejo a los que alguna vez me han dicho que nunca han visto las almendras en el árbol, sólo en bolsas en las tiendas.


Tchin, tchin!!




viernes, 22 de agosto de 2014

Quesada pasiega (casi la original)

Aviso que me he basado en la receta original pero que he hecho unos cambios, porque no tenía tiempo de ponerme a cuajar la leche, así que espero que no se me enfaden los puristas gastronómicos. Si alguien conoce la quesada original y prueba esta receta que me diga las diferencias que nota, porque yo nunca he probado la original. Éste es un pastel húmedo y cremoso, que se llame como se llame, es perfecto para el postre.

Para los que queráis saber la receta auténtica y un poco de su historia os animo a visitar el blog El club de la puchera donde se cuenta con todo detalle.



Ingredientes:
3 huevos
225 gr. de azúcar 
70 gr. de mantequilla ligeramente diluida
300 gr. de queso de untar tipo philadelphia
1 cucharadita de zumo de limón (yo echo un poco mas)
Ralladura de 1 limón
150 gr. de harina
1 pizca de sal
canela molida (opcional)

Preparación:
Cortar la mantequilla en dados y fundirla ligeramente si está fría del frigorífico (unos 30 segundos al microondas a 800W). Batir los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y aumenten de volumen. Agregar entonces la mantequilla poco a poco sin dejar de batir. Añadir también el queso de untar.


Agregar la ralladura y el zumo de limón, y seguir mezclando.

Por último añadir la harina con una pizca de sal y batir un poco a velocidad baja, terminando de mezclar con una cuchara para no batir demasiado la harina.

Precalentamos el horno a 200ºC. Mientras, prepararemos el molde engrasándolo y espolvoreándole canela en polvo. Echamos la mezcla de la quesada y volvemos a espolvorear canela por encima (sólo si nos gusta la canela). Hornearemos a 200ºC hasta que la quesada cuaje, para mi molde han sido unos 20-25 minutos, pero dependerá mucho del molde (tamaño y material) y del horno.

Dejamos enfriar y a servir!!


Notas: He usado un molde cuadrado de pyrex de 22x22cm. Aunque creo que la quesada es mas bajita, se podría usar un molde de 24cm. Recordad vigilar el horno, cuanto mas amplio sea el molde menos tardará en cuajar.