jueves, 10 de diciembre de 2009

Pestiños

Aprovechando el fin de semana largo que hemos tenido preparé estos pestiños, muy típicos para estas fiestas pero que ya podemos comer todo el año. Son fáciles de hacer y rápidos, el trabajo que tienen es freirlos a la vez que se va estirando la masa, por lo que esa parte es mejor hacerla entre dos personas, una estirando la masa y dándoles forma, y otra friéndolos y pasándolos por azúcar. Éste es uno de los dulces que se hacían tradicionalmente en familia, pero que cada vez se elabora menos al encontrarse fácilmente en cualquier supermercado o pasteleria-panaderia.


Ingredientes (como medida tomamos un vaso normal de agua):
5 vasos de harina
1 vaso de aceite de oliva
1 vaso de vino dulce (también se puede hacer con vino blanco)
1 cucharada de ajonjolí
1 cucharada de anís o matalahúga (matalahuva en mi pueblo)
1 cucharadita de bicarbonato
la piel de un limón
la piel de una naranja
-------------------------
aceite para freir (yo de oliva)
azúcar para espolvorear o miel

Preparación:
En un bol lo suficientemente grande ponemos la harina con el bicarbonato.
En una sartén  o cazo ponemos el vaso de aceite a calentar junto con la piel de naranja, cuando esté muy caliente se añaden las cucharadas de anís y ajonjolí y se dejan freir unos instantes sin que lleguen a quemarse.
Se retira la piel de naranja y se echa el aceite caliente junto con las especias en el centro de la harina y se amasa, al principio con una cuchara para no quemarnos. Se va añadiendo el vino poco a poco y seguimos amasando con los puños hasta que esté todo bien integrado.
Tapar la masa con un paño limpio de cocina y dejar reposar una hora.

Pasado el tiempo de reposo ponemos una sartén amplia con bastante aceite a calentar y una piel de limón. Cuando ya se haya frito la piel se retira, es sólo para darle sabor al aceite y para ver cuando está el aceite en su punto para freir.

Se van estirando porciones de masa con un rodillo, la masa tiene que quedar bastante finita, como una moneda o algo menos. Se corta en cuadrados y se unen dos esquinas opuestas para dar la forma de pestiño.
Se van friendo y escurriéndolos sobre papel absorbente, pasándolos por un plato que tendremos lleno de azúcar antes de que se enfríen del todo.

¡Listos para tomar con un cafelito!
Print Friendly and PDF