domingo, 3 de enero de 2010

Buñuelos (tradicionales de Tolox - Málaga)

Ya estamos en un nuevo año, 2.010, como pasa el tiempo, ¿verdad?
Aunque ya sea un poco tarde, os deseo de corazón lo mejor para este año, salud y amor a borbotones, un poquito de dinero y suerte también, en resumen, que este año esté repleto de mucha FELICIDAD para todos.

Con estos días de fiesta, cotillones,... me he acordado de estos buñuelos que en mis dias de marcha tomábamos con un cafelito o chocolatito caliente junto a la chimenea, toda la pandilla justo antes de irnos a dormir, y eso que ya había amanecido hacía tiempo.
Ahora ya no salgo de marcha, pero estos buñuelos se toman en cualquier ocasión, como desayuno o merienda, son tradicionales de mi pueblo y no tienen nada que ver con otros buñuelos dulces. Están hechos con masa de pan y son salados!

Son muy simples de hacer, estirar masa de pan y freir en aceite de oliva, aunque mi manera de contarlo es mas largo, pero sólo es para dar la mayor cantidad de detalles posibles.



Os cuento cómo se hacen.
Ingredientes:
Masa de pan (se puede comprar hecha en panaderias o hacer la masa nosotros mismos con harina de trigo de fuerza, sal, levadura y agua)
Anís o Matalahúga (opcional)
Aceite de oliva para freir

Preparación:
Se hace la masa de pan o se compra hecha. Yo disuelvo 50gr. de levadura fresca y 2 cucharaditas de sal en agua tibia (unos 400ml. de agua, mejor quedarse cortos), se añade 1 kilo de harina y se amasa bien. Si la masa está muy liquida se añade un poco mas de harina, si está muy dura se añade mas agua tibia.

Le podemos añadir a la masa un par de puñados de anís en grano, le da muy buen sabor, aunque es opcional.

Dejamos la masa tapada con un paño de cocina limpio en un sitio cálido para que leve y doble su volumen.

Una vez que haya levado vamos cogiendo porciones de masa, las estiramos con el rodillo y cortamos unos trozos con un cuchillo (redondos, cuadrados,...) y los freimos en abundante aceite caliente.
El aceite debe estar a fuego medio, al echar la masa, ésta se va al fondo de la sartén y enseguida sube a la superficie, se le dan unos golpecitos con una espumadera y se hinchan como globos, quedando huecos completamente.

Cuando se frien por ambos lados se dejan escurrir sobre papel de cocina para eliminar el sobrante de aceite.
Y a comerlos tibios o fríos, están muy buenos.
Print Friendly and PDF