sábado, 3 de abril de 2010

Hornazos de Tolox

Otra tradición que estamos perdiendo, aunque yo no me quedo sin mi hornazo cada año.
En mi pueblo, es tradición que tal día como hoy (Sabado gloria) se elaboren los hornazos para comerlos en la merienda del Domingo de resurección.
Era habitual pasar el Domingo en el campo junto con familiares o amigos, compartir unos bocadillos o una paella, barbacoa... y de merienda, hornazos.
Al menos era así cuando yo era niña, nos íbamos a la sierra un grupo de amigas a pasar el día, solíamos llevar bocadillos para pasar todo el día correteando y jugando por el campo. En alguna de esas excursiones nos metíamos en algún problemilla, como por ejemplo meternos en medio de unas colmenas y salir con alguna picadura (fuí yo la víctima, tengo la sangre muy dulce para los bichos), o entrar en alguna cueva y costarnos salir de ella, empaparnos porque se liaba alguna tormenta, peleillas de distintas pandillas, con lanzada de piedras incluida,... se vé que éramos un poco salvajes... Cualquiera deja ahora a unos críos que se vayan por la sierra sin rumbo fijo a pasar todo el día, y sin móvil! Pero nos lo pasábamos tan bien... Ahora que recuerdo, también teníamos costumbre de hacer estas excursiones el día de San José, el 19 de Marzo.

Bueno, que me enrollo, los hornazos son solamente masa de pan con un huevo de gallina en el interior (se hornean a la vez). Suelen ser en forma de canastito, la base son unas patas cruzadas, encima se pone el huevo, se ponen cuatro tiras de masa sobre el huevo y se unen en la parte de arriba con un lacito o una figurita, tipo pollito, conejito,... (foto de la derecha-abajo)
A mi me gusta mas hacer una gallina u otro animalito con el huevo en el interior. La verdad es que es un poco seco de comer, y además nos encontramos la cáscara del huevo en el interior, así que es una merienda muy entretenida. (foto de la derecha-arriba)

Como normalmente es un poco grande y los niños no suelen comérselos enteros, este año he ideado hacerlos tipo mini, aunque no quiero que se pierdan las tradiciones hay que modernizarse un poco y hacer las cosas como mejor nos venga, así que mi propuesta para este año de los hornazos es hacer figuras de masa con un cortapastas y poner encima un huevo de codorniz (lavado previamente).


Bueno, aunque se esté perdiendo la costumbre de hacer los hornazos en casa (mi hermana y yo hacíamos los hornazos las dos juntas la mañana del sábado, ella me enseñaba a mi, y es que es una artista para formar figuras), creo que ahora están a la venta en una panadería del pueblo, así que aún se puede disfrutar de esta tradición sin hacer ningún esfuerzo, pero claro, a mi comprarlos no me hace ninguna ilusión.

Estos hornazos son la equivalencia a los huevos de chocolate de pascua tan famosos y que también recuerdo con mucho cariño de mi época francesa. Todavía parece que estoy viendo una gallina gigante de chocolate rellena de un montón de huevecitos y pollitos también de chocolate. Ahora están los supermercados llenos de estas gallinas pero no veo ninguna tan impresionante como aquellas. Parece mentira las cosas que retenemos en la memoria siendo tan pequeños, yo creo que guardo algunos recuerdos de cuando tenía 3 años ¿será posible?
Print Friendly and PDF