martes, 14 de septiembre de 2010

Moussaka

Whole kitchen  en su Propuesta Salada para el mes de Septiembre nos invita a preparar  todo un clásico de la cocina tradicional griega, una Moussaka.

Confieso que es la primera vez que preparo este plato, aunque lo conozco desde hace mucho tiempo. La primera vez que lo comí fué en un restaurante griego muy popular en nuestras costas malagueñas: "El Chipriota". Allí, tras la comida te pedías un café casi imbebible por lo poco filtrado que estaba, pero que servía para que un hombre de pelo canoso que creo que era el dueño del local, te leyera los posos del café. Salimos de allí con los pelos de punta por algunas cosas que nos dijo y que gracias a Dios no se cumplieron, tal vez sus predicciones sirvieron para que tuviésemos mas cautela aquel día.

Bueno, al grano, os pongo la receta como la he hecho yo. Con las cantidades que os indico salió la fuente redonda grande y las tres mini-fuentes rectangulares. Como somos poquitos en casa (de 2,5 a 3 personas) aún me quedan un par de raciones en el congelador para sacar otro día que no tenga tiempo de cocinar.


Ingredientes:
1kg. berenjenas
2 cebollas grandes
4-5 dientes de ajo
750 gr. de carne de cordero (o de ternera, pero con cordero sale mas rico)
400 gr. de tomate triturado (yo de lata)
1/2 vaso de vino tinto
1 cdta. de canela
1 cdta. de menta (o hierbabuena)
tomillo seco (no le puse pero creo que le debe ir de maravilla)
sal
pimienta
queso emmental recién rallado
romero para adornar (opcional)

Para la salsa bechamel:
100 gr. de harina
100 gr. de mantequilla
800 ml de leche
nuez moscada
sal
pimienta



Preparación:
Cortamos las berenjenas en rodajas gruesas, unos 6-8mm. Una vez cortadas las pasamos a un bol y le añadimos agua con sal y las dejamos en remojo unos 30 minutos, de esta forma pierden sus amargor. Transcurrido este tiempo las escurrimos y las secamos con papel absorbente o con un paño de cocina limpio.
Ahora  tenemos dos opciones, freír las berenjenas o asarlas, si optamos por  freírlas pondremos abundante aceite en una sartén, y cuando esté caliente vamos añadiendo las berenjenas hasta que adquieran un tono dorado. Si las hacemos asadas, las ponemos en una bandeja de horno, las engrasamos con un poco de aceite y las dejamos asar hasta que se doren (horno a 200º). Las reservamos.

En una sartén grande ponemos un poco de aceite y cuando esté caliente añadimos los ajos laminados, cocinamos unos minutos, hasta que empiecen a cambiar de tono, momento en el cual añadimos la cebolla troceada en daditos y la dejamos freír hasta que adquiera un tono dorado. En ese momento añadimos la carne picada, la canela, la menta, la sal y la pimienta, y la dejamos cocinar durante unos 10 minutos a fuego medio. Seguidamente añadimos el tomate triturado y lo dejamos cocinar unos 5 minutos y finalmente le añadimos el vino, continuamos cocinando hasta reducir y de esta forma conseguir que no nos quede aguado, unos 15 minutos aproximadamente.

Ahora  preparamos nuestra bechamel, yo la hice con el robot MyCook pero también se puede hacer de manera tradicional, aquí  tenéis las dos formas de hacerla. Si queréis ahorraros el paso de hacer la bechamel (algo pesado si no se hace con robot y se tienen prisas) podéis utilizar la bechamel que venden ya hecha.

Ahora  empezamos a montar el plato, para ello disponemos una capa de berenjenas en una fuente apta para horno, otra de capa de  carne, repetimos, otra de berenjena y otra de carne, continuamos con una capa de bechamel y culminamos con el queso rallado. Lo introducimos en el horno precalentado a 180º y lo dejamos hornear  durante unos 30 minutos. Si el queso no ha quedado lo suficientemente dorado, le ponemos unos minutos el grill, hasta que adquiera el tono dordado deseado.
A comer!

Print Friendly and PDF