viernes, 15 de octubre de 2010

Pan de café y nueces (en panificadora)

Si digo que este pan está riquísimo me quedo corta, tenéis que probarlo sin falta, al menos si os gusta el sabor del café.
Está hecho completamente en la panificadora por lo que no nos quita apenas tiempo y como podréis ver en las fotos, tiene los ingredientes en proporciones bien equilibradas porque no sale un pan con grandes agujeros en zonas dispares ni tampoco se hunde su corteza al hornearse.
La receta la he sacado de un libro de recetas especiales para panificadora, así que los que tengáis la maquinita no dudéis en probarlo. Si no se tiene panificadora se puede amasar como tengáis costumbre (a mano, con Thx o Mc, ...), dejarlo levar en una zona templada tapado con un paño y hornear a 190ºC unos 30-40 minutos.
Espero que os guste.




Ingredientes:  
2 cucharadas de café soluble instantáneo (puede ser descafeinado)
1 huevo grande, batido
50gr. de mantequilla sin sal derretida (yo he usado el micro - 45 segundos a 800W)
1/4 cucharadita de sal
350gr. de harina de fuerza (blanca, de trigo)
50gr. de azúcar moreno de caña (con melaza, aunque también sirve el azúcar normal refinado)
1 y 1/4 cucharaditas de levadura seca de acción rápida (yo he usado la de la marca Maizena)
75gr. de nueces troceadas (tostadas o crudas)


Preparación:
Mezclar el café con 150ml. de agua hirviendo y esperar a que se enfríe.
Echar todos los ingredientes en la cubeta de la panificadora excepto las nueces (en mi panificadora primero se deben echar los líquidos y luego los sólidos).

Programar la panificadora para panes dulces, en mi caso es el programa 4, elegimos tamaño 750gr. y tostado medio (el tostado lo elegís a vuestro gusto). Añadir las nueces cuando la panificadora pite.

Cuando finalice el programa desmoldamos el pan sobre una rejilla hasta que se enfríe completamente.


Notas personales: La masa no es nada pegajosa por lo que es fácil quitar las cuchillas de la panificadora cuando haya terminado el amasado, antes del levado, pero podemos dejar que se haga completamente sin quitar las cuchillas.
Aunque la tentación de hincarle el diente a este pan aún caliente es muy fuerte por el olor a café que desprende, deberemos esperar a que se enfríe, ya que si cortamos un pan caliente se reseca la miga.


Print Friendly and PDF