viernes, 6 de enero de 2012

Guirlache

¿Qué tal habéis empezado el año? Espero que bien, yo he estado totalmente desconectada de todo, eso sí, metida en la cocina, menos mal que he tenido unos días de vacaciones que me han venido de perlas.

¿Tenéis ya el roscón de reyes preparado? ¿Noooo? Entonces, al menos habréis preparado el homólogo francés (galette de rois) que es mas fácil y rápido, ¿verdad? Todavía estáis a tiempo de prepararlo, ¡venga!

Ya que no os he puesto este año ninguna receta navideña, al menos os enseñaré este guirlache para terminar las fiestas, no quiero decir que se coma sólo en estas fiestas, ni mucho menos, se puede comer en cualquier época, cuando nos apetezca.
Ah! Una observación, me ha dicho una amiga bloguera que hizo un guirlache y luego se derretía, pues éste no se me ha derretido nada, incluso dejándolo encima de la encimera al lado del horno caliente. Tengo que probar a hacerlo con las almendras enteras, ya os contaré la experiencia si sale medio decente.



Ingredientes (para unas 24 unidades):
250gr. de almendras en cubitos
60gr. de piel de limón confitada (yo de naranja confitada)
250gr. de azúcar
50gr. de miel
2 cucharadas de zumo de limón
aceite para engrasar una fuente o bandeja (o spray desmoldante)
mini-cápsulas de papel

Preparación:
Dorar las almendras en una sartén sin aceite y reservarlas.
Picar la piel confitada y mezclarla con una cucharada de azúcar. Caramelizar el resto del azúcar (sin introducir ningún objeto dentro de la sartén o cazo hasta que el azúcar se haya hecho líquido).


Añadir al caramelo la miel, el zumo de limón y las almendras tostadas que teníamos reservadas, y cocer a fuego bajo hasta que empiece a saltar (yo no he conseguido que saltara pero lo he estado cociendo hasta que me fué difícil de remover).
Añadir la piel confitada picada que teníamos mezclada con azúcar y remover bien.
Verter la mezcla en una bandeja de cerámica engrasada y allanar rápidamente con una espátula aceitada para que entibie. Cortar en 24 trozos y formar las bolitas rápidamente antes de que enfríe completamente, ya que endurecerá. Colocar las bolas sobre cápsulas de papel, se pueden decorar con una almendra entera encima, aunque yo no lo hice.


Aquí tenéis el interior de la única bolita de guirlache que me comí, ¡deliciosa!

Espero que os guste!



Y Feliz Día de Reyes!

Print Friendly and PDF