sábado, 4 de febrero de 2012

Verduras gratinadas con bechamel

¿No os pasa que a veces no sabéis qué hacer de comer? Abres el frigorífico, abres la despensa, abres el congelador, y nada, no viene la inspiración, y la tarde se termina y tu aún sin saber qué dejar preparado para mañana!
Lo único que se me ocurría (para no comer pasta, arroz, patatas,... de los que habíamos abusado los últimos días) era hacer una gran tortilla de calabacín y brócoli y acompañarla de una ensalada, pero me parecía una comida un poco triste, sobre todo pensando en si sería suficiente para el almuerzo y si le gustaría al niño.
Desesperada me siento en el sofá a revisar el correo y echar un ojo a Google Reader a ver las últimas recetas publicadas en la blogesfera y voilá! Me vino la inspiración y de qué manera...
Vi una receta de coliflor gratinada de María y salí pitando para la cocina, sin anotarla ni nada, total, yo no tenía los ingredientes que había utilizado ella y lo importante era la idea!
Gracias María, me salvaste ese día de tirar de pizzas o de alguna comida basura.


Ingredientes:
1 Brócoli
3-4 calabacines
100gr. de salmón ahumado
1 lata grande de atún en aceite
queso rallado al gusto (yo de 4 quesos)


Para la bechamel ligera
40gr. de mantequilla
40gr. de harina
500gr. de leche
sal, pimienta blanca molida y nuez moscada al gusto




Preparación:
Cocer las verduras al vapor hasta que estén tiernas, el brócoli en ramitos y los calabacines cortados por la mitad para que no sean tan largos (yo los cocí en la olla Fussion Cook, 4 minutos).
Mientras, podemos ir preparando la bechamel, aquí os contaba cómo hacerla en robot o de manera tradicional.
Cuando las verduras estén cocidas, troceamos el calabacín y lo mezclamos con los ramitos de brócoli, el atún desmigado y el salmón troceado. Ponemos una fina capa de bechamel en una fuente apta para horno, encima ponemos la mezcla de verduras y pescados y tapamos con el resto de bechamel. Espolvoreamos con queso rallado, podemos echarle un poco de orégano u otra aromática que nos guste por encima.
Gratinar al horno hasta que el queso haya fundido, unos 10-12 minutos a 200ºC.

Notas:
- Yo antes de gratinarlo lo tapé con film transparente y lo metí en el frigorífico. A la mañana siguiente lo saqué, retiré el film y dejé programado el horno para que me tuviera la comida lista y caliente a la hora del almuerzo. Lo programé para que calentara y gratinara 30 minutos en total.
Si no queréis o no podéis programar vuestro horno, lo gratináis en cuanto lo preparéis y podéis calentarlo un poco al día siguiente.
- Después de cocer las verduras hay que escurrirlas bien para que no suelten mucha agua cuando estén en la bandeja del horno, sobre todo el calabacín es todo agua, debéis apretarlo un poquito antes de trocearlo.
- Cuando cocí las verduras al vapor, cocí mas cantidad de calabacines e hice una tortilla de calabacín para cenar esa misma noche, dos pájaros de un tiro!
- Esta receta seguro que debe estar igual de rica con cualquier otra verdura, sólo es cuestión de probar, ¿os atrevéis?





Print Friendly and PDF