sábado, 2 de marzo de 2013

Flan casero de naranja y miel (sin lácteos ni azúcar)

"A perro apaleado todo se le vuelven pulgas", es lo que he tenido metido en la cabeza este último mes que hemos pasado. Además de resignarme porque el codo no se me recuperará del todo y tendré que vivir con el dolor, estoy pasando por lo que parece una lumbo-ciática que no me deja ni sentarme y para rematar cojo un constipado. Los anti-inflamatorios entran en mi cuerpo y ya no saben dónde acudir.
Bueno, pues al menos para ayudar a que el constipado se vaya, se me ha ocurrido hacer estos flanes de naranja que vi en una revista Lecturas, aunque he sustituido el azúcar de la receta por miel, que tiene muy buenas propiedades, sobre todo para los catarros.



Ingredientes (para 6-8 flanes individuales, según tamaño):
400 ml. de zumo de naranja natural recién exprimido
4 huevos
100 gr. de miel (ver notas abajo, o podéis usar unos 120gr. de azúcar)
sirope de ágave ecológico para el fondo de las flaneras (o caramelo líquido si queréis hacer la versión con azúcar)

Preparación:
Exprimir naranjas hasta conseguir los 400 ml. de zumo. Batir el zumo con los huevos y la miel, hasta que todo se integre bien.

Echar sirope de ágave en el fondo de las flaneras individuales y llenarlas con la mezcla de huevos-naranja-miel.
Echar agua hirviendo en un recipiente apto para horno, y meter dentro las flaneras cuidando que no les entre agua. Cocer en horno pre-calentado a 180ºC unos 30 minutos, luego apagar el horno y dejar que se templen sin moverlos con la puerta del horno entreabierta.


Sacar las flaneras del agua, secarlas un poco y refrigerarlas unas horas antes de servir. O tomar templadas si con el catarro no os apetecen cosas frías. Yo los decoré con unas rodajas de naranja en el momento de servir.



Notas:
- El caramelo líquido para el fondo de las flaneras lo he sustuido por sirope de ágave, por ser fluido y de bajo índice glucémico, aunque también se podría utilizar miel, pero costaría un poco mas desmoldarlos, ya que al meter los flanes al frigo la miel endurecería. Pero si queréis comeros este postre directamente de la flanera, sin desmoldar, cualquier opción es buena, miel o sirope de ágave.
- Exprimid el zumo en el momento justo en el que vayáis a hacer los flanes, el zumo de naranja se oxida fácilmente. Aunque esta receta se podría hacer con zumo comercial, no tendría ni punto de comparación ni en sabor ni en propiedades, por lo que no lo recomiendo.
- La cantidad de miel es orientativa, cuando hagáis la mezcla probadla por si está bien de dulzor para vuestro gusto, ya que dependerá mucho de la maduración de las naranjas que utilicéis y de vuestro gusto por lo dulce.

Print Friendly and PDF